LA ALZADA

LA ALZADA

La Alzada, ACCIÓN Feminista Libertaria

Contextualización histórica

La AlzadaAcción Feminista Libertaria, es una organización político-social cuyos inicios datan desde finales del año 2012, en Santiago de Chile. Surge frente a la necesidad de hacer visibles las diversas opresiones que mujeres y hombres viven por su condición de género y/o sexo, teniendo como objetivo luchar orgánicamente por la transformación de la estructura capitalista-patriarcal hegemónica, desde una perspectiva libertaria.

Como organización nos identificamos con la historia de lucha que dieron mujeres revolucionarias desde principios del siglo XX, concientizando a través de demandas propias que apelaban a la resignificación de la política, a la construcción de una sociedad sin explotación ni opresión, justa y democrática, Mujeres que buscaban la edificación de espacios sociales y políticos que incluyeran a las mujeres desde una perspectiva propia y en igualdad,  tanto en el contexto chileno como mundial. El acceso al sistema educativo y el goce de los derechos civiles, fueron importantes triunfos de este período, culminando en la obtención del derecho a voto.  Si bien valoramos inmensamente estas victorias, también sabemos lo rápido que se convirtieron en silencios una vez que aquellas demandas fueron parcialmente conquistadas y Chile no fue la excepción en dicho proceso.

Sin embargo, en el contexto de los movimientos sociales de la década del 60’,  las mujeres nuevamente alzaron su voz, y otra vez tuvieron que enfrentarse a un espacio de acción que no daba lugar a las luchas sociales, culturales y políticas que ellas emprendieron, pues la izquierda revolucionaria de entonces se concentraba en cuestionar la explotación capitalista, sin contemplar enfrentar al mismo tiempo la opresión de género. Es por eso que nos hacemos también parte de la crítica feminista que desde su exclusión fue gestada y vociferada contra las concepciones estrechamente economicistas de la izquierda.

Constamos que tanto las fuerzas revolucionarias y progresistas no han contemplado con suficiente agudeza desde sus estrategias, diagnósticos y programas las configuraciones sociales que subsumen a las mujeres y a los sectores de la diversidad sexual. En la década de los 60´ fue equívoco el rol de la generalidad de las fuerzas de izquierda, quienes contribuyeron significativamente al alejamiento de los sectores feministas respecto de la revolución, todo esto cada vez que mantenían intactos los patrones de dominación en las instituciones y estructuras políticas, así como al cuestionar la relevancia de la luchas feministas y propias de las mujeres.

Siguiendo el hilo que enmarca historia reciente de Chile, La Alzada – Acción Feminista Libertaria hace un reconocimiento a las organizaciones feministas que trabajaron incesantemente para derrocar a la dictadura, ellas son también una inspiración para nosotras/os. Las luchas que desde mediados de los 80´ dieron valientes mujeres por reflexionar y pelear respecto de la justicia social y la libertad política. Estas son experiencias fundamentales para las luchas feministas del presente. Ellas identificaban que el autoritarismo patriarcal seguiría actuando incluso cuando el régimen dictatorial terminará, ya que persistirían los dispositivos estructurales de dominación.  Para nosotras/os el Estado y el régimen político continúan ejerciendo una dominación sobre las mujeres y a diversidad sexual tanto en la esfera pública como privada.

Son estos elementos históricos los que cimientan nuestra propuesta y desde los cuales se originan y proyectan las convicciones que sostenemos. Creemos que el feminismo es una lucha política y social que debe ser reivindicada, por ello adscribimos a sus marcos de acción y pensamiento. La perspectiva no jerárquica que este movimiento impulsa desde su nacimiento es una teoría política a la vez que una práctica social que desde sus despliegues gestan una ética basada en una nueva comprensión del mundo comunitaria y solidaria. Ésta supone la toma de conciencia de las mujeres como un grupo humano oprimido, explotado y dominado que en las distintas fases históricas del patriarcado ha servido a todos los modelos que éste ha adoptado en los distintos modos de producción. Pero también supone su toma de conciencia como actores de su emancipación como explotadas y oprimidas junto a todos los grupos marginados y discriminados socialmente.

En esta perspectiva consideramos necesaria la reorganización de la sociedad en base a prácticas y principios feministas, mediante un proyecto revolucionario de emancipación, el Feminismo Libertario. Buscamos la emancipación de las mujeres y otros géneros oprimidos por el patriarcado y explotados por el capitalismo. Entendemos que este proyecto debe estar inserto en un horizonte más amplio de transformación global, donde el feminismo es central como herramienta de crítica al poder en tanto opresión y dominación, teniendo en cuenta la complejidad de las formas de subordinación existentes en la actualidad. Nos proponemos construir un espacio autónomo de la dominación, preñado de solidaridad, igualdad y libertad, desde el cual hagamos frente a la violencia cultural y política, yugos que nos paralizan y conforman.

El feminismo, en sus diversas corrientes y expresiones, incita a deconstruir las falacias que erigen a nuestra historia, cultura, sociedad y economía, desbaratando al mismo tiempo los grandes proyectos racionalistas y los pequeños detalles que sostienen la sumisión. Este movimiento evidencia de manera explícita las sombras nefastas que engrandecen al imaginario universal, ideas desarrolladas sin las mujeres, y muchas veces a costa o contra  ellas, proponiendo de manera revolucionaria una teoría nueva que termine con lo que hasta ahora ha sido proclamado como lo verdadero masculino. Indistintamente, el feminismo en tanto apuesta a la emancipación debe definirse siempre desde el anti-capitalismo, desde lo imperioso que es su despliegue para la concreción de la revolución social.

Objetivos de la organización

El Propósito de La Alzada – Acción Feminista Libertaria es contribuir significativamente a la abolición del patriarcado desde una perspectiva revolucionaria y libertaria enfrentando la opresión y la explotación.

Nuestro Objetivo general es aportar a la reconstrucción del tejido social y político desde una perspectiva feminista y libertaria, integrando a la disidencia sexual en tanto el feminismo libertario asume un rol emancipatorio con todos/as aquellas/os quienes son discriminados/as, explotadas/os, y oprimidos/as por su condición de género y/o sexo.

Los Objetivos específicos sujetos a nuestra propuesta son:

-       Posicionar el feminismo desde una perspectiva libertaria en el ámbito político y social en Chile, en los espacios territorial, estudiantil y sindical.

-       Asumir un rol activo en el desarrollo de prácticas que impulsen de manera extensiva el concepto de feminismo en la conciencia social de las oprimidas y explotadas, teniendo como horizonte primero las mujeres trabajadoras y populares.

-       Aportar al desarrollo y enriquecimiento de las organizaciones sociales y políticas con insumos propios del feminismo libertario, propiciando el trabajo de base y comunitario.

-       Fomentar el análisis crítico y la discusión en torno a las problemáticas de género forjadas y/o reproducidas en las organizaciones sociales y políticas de la izquierda con intención revolucionaria.

Nodos críticos

La Alzada – Acción Feminista Libertaria apunta a la construcción social y teórica de un movimiento feminista libertario. En este sentido, consideramos pertinente abordar dos ejes problemáticos prioritarios como nudos críticos o elementos base desde los cuales planteamos nuestra teoría y práctica.

  • Capitalismo y Mujer Trabajadora: La Alzada – Acción Feminista Libertaria es una organización con perspectiva de clase en tanto nuestras prácticas son levantadas con miras a un sector específico de la estructura de clase, a saber, la clase trabajadora. La mujer de la clase trabajadora es quien vive las marginaciones y precarizaciones propias que esta sociedad, regida por el capitalismo. La mujer de la clase trabajadora  resiste y asume una triple condición de opresión. Ésta se expresa en sus rol de madre y/o esposa, trabajadora asalariada y en muchas ocasiones, en su categoría de militante  social. Desde esta perspectiva, nuestra organización lucha por evidenciar la situación y las implicancias, explícitas e implícitas, a las que se han visto sometidas históricamente las mujeres, trabajando por su emancipación como también, por la de otros grupos socialmente discriminados por su condición de género y/o sexo, como lo son las/os disidentes sexuales. En este sentido, consideramos que la conciencia de clase es fundamental para hacer frente a la dominación estructural, y sostenemos que ella puede ser reforzada desde un trabajo por empoderar una cultura de clase, que apoyado en el feminismo libertario, abra nuevos horizontes de lucha.
  • Capitalismo y sistema patriarcal: Sabemos que el capitalismo sitúa la estructura que caracteriza a los géneros y a sus roles, hacienda parecer falsamente el sistema patriarcal como una esencia humana. Sin embargo, podemos identificar que ello tiene su nicho en que este diseño social y cultural es transversal a todas las relaciones –simbólicas, de facto o materiales-y, que opera bajo el alero que el sistema capitalista dispuso desde sus formas de producción, estructuras político-sociales y régimen de valores. Este sistema no sólo ha adaptado el rol que las mujeres deben cumplir en su engranaje, sino que bajo su régimen nuestra opresión ha contribuido a que el sistema tome ventaja histórica para aumentar sus ganancias, incorporándonos de forma violenta y precarizada. Esto significa que las características propias que el capitalismo ha aportado al patriarcado, son también constitutivas de su condición de posibilidad, siendo lo anterior el punto clave por el que, desde el punto de vista de la Alzada, ambos deberán ser abolidos para una real práctica libre e igualitaria, es imposible abolir uno sin el otro, y por eso hablamos de capitalismo-patriarcado. Mientras el capitalismo reine, mujeres y hombres jamás podrán estar en igualdad de condición, la disidencia sexual siempre será marginada por el conservadurismo y el sometimiento será naturalizado, en la medida que el capitalismo requiere una diferencia explotada, marginada, diferenciada.

Marco de acción

Nuestro marco de acción se encuentra definido por las diferentes actividades y trabajos político-sociales en que nos desempeñamos, de los cuales podemos observar tres líneas generales:

1) Aquellas actividades que nos permitirán visibilizar la organización para instalar y difundir nuestro discurso, demandas y prácticas políticas. Esto también contempla a las acciones de protesta.

2) Talleres de autoformación que nos permitirán aprender, compartir e intercambiar conocimientos entre nosotras/os, avanzando así en el fortalecimiento de nuestros conocimientos teóricos y prácticos acerca del feminismo-libertario.

3) Los trabajos en conjunto con otras organizaciones y espacios en que nos desenvolvemos.

Como organización hemos visto la necesidad de que el feminismo-libertario tome un lugar protagónico en espacios sociales, lo cual nos permitirá instalar el feminismo de forma concreta, luchando no sólo contra la opresión de la mujer de manera general, sino que también contra la marginación, explotación y violencia social en los espacios en que se encuentran las mujeres y las mal llamadas minorías sexuales.

El trabajo territorial, estudiantil y en el mundo del trabajo representan un desafío importante cuando buscamos incorporar la lucha feminista como proyecto revolucionario en el ser social. Creemos que es una tarea difícil, pero asumimos el compromiso político de instalar al feminismo-libertario como proyecto, como una posibilidad de aportar a la revolución no sólo en las calles, lugares de estudio y trabajos,  sino que también en las casas y familias.

En cuanto a la estrategia de acción, consideramos fundamental para la construcción de las metodologías de trabajo, atender a las necesidades específicas de cada espacio social, evitando el asistencialismo y relaciones verticales entre La Alzada y otras organizaciones. De esa forma, siempre buscaremos respetar la autonomía de aquellos/as con quienes trabajemos, destacando nuestro interés en generar una labor en conjunto y estableciendo lazos horizontales de cooperación participativa.

Sección vacía. Añadir contenido aquí para editar la página.

disidencia_745x483El Feminismo Libertario…. continuar…