Televisión Chilena y violencia de género latente

Televisión Chilena y violencia de género latente

 

                                                                  Sebastián Salas, militante de La Alzada, Acción Feminista Libertaria

La violencia de género está en boca de muchos medios de comunicación últimamente, pero no de la manera que nos gustaría que estuviera, por el contrario, nos encontramos con distintos diarios amarillistas haciendo crónicas rojas sobre los últimos casos de violencia, programas de radio que normalizan la violencia y repiten los mismos “chistes” que terminan por normalizar la jerarquía de género y  discriminación hacia la disidencia sexual. Pero aún más reprochable, es lo expuesto en los diversos programas de televisión abierta que no sólo naturalizan el patriarcado, sino que además lo fomenta y lo aplaude de pie.

Un claro ejemplo de esto es el último estreno de Chilevisión, “Escuela para maridos”, programa encabezado por Julio César Rodríguez, Eva Gómez y Alexandra Vidal que nace con la supuesta intención de salvar relaciones de pareja que están desgastadas, pero desde su primera aparición nos encontramos con un programa que banaliza toda relación de pareja a términos meramente materiales o sexuales objetivando además  el cuerpo de la mujer. Un trato de menosprecio a estos temas que se ve reforzado por las constantes intervenciones de Julio César, un reconocido machista de la televisión Chilena.

Durante los avances del programa en todo momento se posiciona a la mujer como una observadora que pocas veces tiene momentos para interpelar a su pareja, mientras que a los hombres se les pone frente a diferentes instancias en las que queda abierto el espectro para que muestren todo su machismo frente a otras mujeres, esto con la simple y macabra intención de captar el mayor rating posible.

Mientras sigamos aceptando este tipo de programas que normalicen y reproduzcan la violencia de género, no podremos avanzar en cambios estructurales para nuestra sociedad. No sirve de mucho,  que mientras algunos medios problematizan el tema, otros simplemente lo normalicen con un “chiste” o “piropo” inocente, Además no escatimando en posicionar estas actitudes en la palestra y aplaudiéndolas abiertamente como ejemplos de cómo se deben llevar las relaciones de pareja.

Nuestro desafío no solo es centrarnos en criticar el contenido de los programas, tratar de sacarlos del aire o intentar dotarlos con un contenido transformador, es necesario además, replantearse la importancia de la televisión abierta en las casas chilenas, ya que ésta puede llegar a ser una gran herramienta para generar cambios sociales, con programas culturales y educativos. Como feministas debemos disputar en todos los sentidos comunes de la sociedad hasta que la dignidad se haga costumbre y no solo la dignidad en el sentido liberal de la palabra, debemos entender el patriarcado primero, entender cómo espera que nos relacionemos para poder disputar internamente su propuesta de estilo de vida que se encuentra enraizada en el actuar colectivo de la sociedad Chilena.

Consideramos que debemos abrir el abanico de disputa y comprender que el patriarcado se encuentra en todas las formas de relación que llevamos a cabo, que la lucha por la emancipación no solo se dará en las calles, sino que la debemos dar desde nuestros puestos de trabajo, nuestras casas y también en los medios de comunicación que son los principales responsables de que actualmente el tejido social se encuentre disperso e irreconocible, además con la incapacidad de ver la violencia estructural del sistema, criminalizando la protesta social y censurando la lucha por la igualdad de género tildándola muchas veces de “inmoral” o de “provocadora”. Seamos eficientes y destruyamos la violencia estructural con la propuesta de una nueva sociedad.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta