Experiencia: Talleres de educación no sexista en liceos.

Experiencia: Talleres de educación no sexista en liceos.

0 3385

¿Qué diagnóstico hicimos?

El año pasado logramos realizar un diagnóstico sobre el sexismo en la educación chilena, diagnóstico que se consolidó en el Congreso de Educación no Sexista  que nos entregó un panorama nacional. Lo que se reveló era un secreto a voces: un sistema educativo cruzado por el patriarcado y con problemáticas muy invisibilizadas. Es así como podemos distinguir el sexismo desde 3 niveles:

Institucional: (el cómo se estructura el sistema educativo).

  • Educación inicial reproduce estereotipos de género.
  • Segregación de colegios de élite por sexo/género.
  • Falta de un programa claro de educación sexual: queda al criterio del colegio, reemplazado por “orientación”, falta de formación docente en torno al tema
  • Masculinización y feminización de carreras profesionales, etc.

Currículum explícito: (contenido explícito en los programas y planificaciones que visibilizan e invisibilizan saberes)

  • Contenidos invisibilizan a mujeres, homosexuales y trans en la construcción de conocimientos: enfoque eurocentrista y androcéntrico.
  • Reproducción de las ideologías dominantes: instrucción, instrumentalismo e individualismo
  • Desde la primera infancia se reproducen estereotipos de de género: lo que conlleva a que a las niñas les vaya peor en matemáticas ya que se potencia menos el pensamiento lógico.
  • Caricaturización del enfoque de género: se queda en algo lingüistico.

Currículum Oculto: (significaciones o imaginarios culturales que los actores de la comunidad educativa reproducen de manera consciente o inconsciente).

  • Relaciones de poder verticales y espacios anti-democráticos.
  • Prácticas sexistas, misóginas y homofóbicas .
  • Acoso sexual.
  • Falta de redes de apoyo (acciones: salas cunas, manuales, etc)

¿Qué hacemos?

Consideramos que el espacio de la educación es un lugar de disputa, con ello entendemos a les estudiantes como partícipes y actores en el proceso de conformación y elaboración de un proyecto educativo contrahegemónico. Sin duda el espacio educativo formal contiene contenidos, prácticas y relaciones que permiten la reproducción del sistema capitalista y patriarcal, es por ello que entendemos que como organización tenemos el deber de socializar nuestros saberes y conocimientos revolucionarios, asociados a la práctica y comprensión feminista de la realidad, para la construcción de estudiantes críticos de la realidad actual.

¿Cómo lo hacemos?

Al ser talleres enfocados en la contingencia, en el caso del aborto y derechos reproductivos, junto con desmantelar mitos respecto al movimiento feminista, la forma que se han realizado los talleres ha sido de manera expositiva. Los talleres siempre han intentado generar espacios horizontales de aprendizaje, atendiendo las dudas, consultas, reclamos y saberes de los/as estudiantes.

Las presentaciones comienzan realizando un breve repaso por la historia social feminista, rescatando las experiencias de la lucha feminista-sindical salitrera, la organización liberal por el derecho a sufragio, y exponentes del feminismo antidictatorial. En un segundo, lugar imbricado al tema anterior se exponen los conceptos relativos al movimiento feminista, definiendo palabras como: Patriarcado, sexismo, machismo, entre otros. Sin duda, cada definición se encuentra ligada a la apuesta social y política de la organización: Establecer un feminismo con perspectiva de clase, por la apuesta de las/os explotados y los/as subordinados/as.

Posterior a la introducción de la historización local del feminismo y la presentación de la lectura política de la organización, se pasa a presentar los espacios en donde actúa y se presenta el patriarcado con mayor fuerza, considerando la educación como espacio importante para la socialización de los roles esperados según sexo. Finalmente, se finaliza con la discusión respecto al aborto, las apuestas adquiridas por la organización feministas y las diferencias principales con el actual proyecto.

¿Para qué lo hacemos?

La necesidad de socializar, politizar, desnaturalizar y problematizar los espacios educativos tanto en sus contenidos, producciones, reproducciones e ideología es la base del movimiento feminista para avanzar. Posicionar las “temáticas” feministas en todos los espacios posibles es la necesidad de concientizar que el feminismo es un aporte real y concreto a la lucha cotidiana revolucionaria. Es necesidad de la organización de apostar por los espacios de dominación ideología, otorgándole contenido al proyecto de cambio del sistema educativo.

Es por lo anterior también necesario, incidir en los espacios de pensamiento y formación del profesorado, altamente feminizado, junto con la politización de los/as estudiantes invisibilizados por el sistema educativo homogeneizador.

¿Para quién?

Más que al “sujete estudiantil”, es apostar por el rescate de la memoria histórica feminista, socializar la apuesta política y social del feminismo, generar conciencia respecto a las desigualdades asociadas al género y la clase, invadir con las prácticas feministas en todos los espacios. Todo lo anterior contribuye a la construcción de sujetos críticos capaces de problematizar lo natural y apostar por la construcción de un proyecto político que incorpore y haga partícipe a les excluides, subordinades y explotades.

¿Contra quién?

Aquí podríamos mencionar un manifiesto:

  • Contra la homogeneización del conocimiento.
  • Contra el disciplinamiento de los cuerpos en el aula.
  • Contra la unidireccionalidad del conocimiento.
  • Contra la descontextualización de los saberes.
  • Contra la invisibilización de los sujetos/as sociales.
  • Contra prácticas patriarcales y antidemocráticas en el sistema educativo.


¿Qué esperamos? o ¿Cuáles son los próximos pasos?

En primer lugar cabe mencionar que como feministas nos hemos hecho parte de las luchas del movimiento estudiantil, creemos en su potencial transformador, por lo tanto una de nuestras primeras batallas es romper con el patriarcado dentro de los mismos espacios organizativos estudiantiles y lograr posicionar la opresión de género como un problema relevante, para que sea el propio movimiento estudiantil el que tome en sus manos la demanda de educación no sexista que cada día toma más cuerpo.

Con los talleres realizados tenemos varios objetivos los cuales se obstaculizan en relación al tiempo de su aplicación. Por un lado, podemos decir que los talleres realizados pueden considerarse exitosos, concurridos y consultados, por un grupo de compañeros/as que están dispuestas a saber y conocer respecto al feminismo. Sin embargo, carecemos convocatoria a otro tipo de estudiantes u otro tipo de posturas. Principalmente ello tendría solución realizando una planificación más extensa, trabajando a largo plazo con un ciclo de talleres que pudiera permitir el ejercicio feminista del aprendizaje.

Por otro lado, nuestro objetivo es salir de los liceos “tradicionales” y llegar a espacios periféricos que tienen menos acceso a la información, donde muchas veces incluso se persigue la discusión.

El camino que nos queda es largo, las tareas son muchas y a veces nos sentimos cansadas/os, pero sin duda nos alegra ver cómo va creciendo el interés por el feminismo dentro de las nuevas generaciones, cómo se van abriendo a discusión temas que antes eran tabús, cómo cada vez existe menos miedo de denunciar la violencia patriarcal y por sobretodo de amar libremente.

Si te interesa participar en algunos de estos talleres, o quieres que asistamos a tu Colegio o Liceo escríbenos a nuestro correo electrónico:
laalzadaafl@gmail.com

 

¡Sin feminismo no hay revolución!

La Alzada.

Acción Feminista Libertaria.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta