Entrevista a La Alzada: “El movimiento feminista no aceptará migajas”

Entrevista a La Alzada: “El movimiento feminista no aceptará migajas”

La Alzada Acción Feminista Libertaria avanza a paso firme a través de su trabajo en territorios y sindicatos. Proyecciones y desafíos para una lucha desde una perspectiva feminista y libertaria en Chile.

Con la vuelta a la democracia, la Concertación desarrolla políticas dirigidas  a la mujer sin revertir lo cimentado en dictadura, ni su lógica de dominación ¿Cómo evalúan las reformas institucionales que se han llevado a cabo en materia de género? ¿Existen avances?

Problemas como la violencia intrafamiliar, la discriminación, el acoso, el abandono siguen siendo prácticas extendidas en la cultura chilena, pese a que la institucionalidad ha dado un paso en lo legalista, respecto a los derechos civiles, con la concreción de la ley de divorcio y la igualdad ante la ley de los hijos legítimos e ilegítimos. Sin embargo, las instituciones como el SERNAM, SENAME, CONACE siguen enfrentando estos problemas desde la intervención individual, desde la patologización, pero el problema social persiste, las mujeres chilenas siguen muriendo en manos del machismo y los niños y niñas siguen enfrentando la miseria, la droga en las poblaciones.

Respecto a lo económico, el problema de la desigualdad salarial ha sido permanente en Chile. El trabajo femenino sigue siendo un factor de explotación, y si bien herramientas de trabajo se han modernizado las condiciones laborales siguen siendo precarias para los trabajadores y para la mujer en particular.

Como último punto, si bien se ha logrado un acceso masivo a las píldoras anticonceptivas y con ello se ha producido un avance para que las mujeres decidan por su cuerpo, los sectores religiosos siguen haciendo un fuerte lobby para frenar el avance en cuanto a derechos reproductivos, es de recordar la resistencia de los sectores conservadores llegando a instancias del tribunal constitucional para que prohibiera la distribución de la “pastilla del día después”.

En relación a los desafíos actuales del proyecto popular, la inclusión de todas las dimensiones y de todos los actores sociales en su formulación ¿Cómo concitan las reivindicaciones femeninas en la situación específica de las masas y la lucha de clases? ¿Cuáles son sus tareas de inserción que desarrolla la Alzada?

Creemos que en necesario y urgente la integración de otros actores sociales en el proyecto popular, pero no solamente las mujeres como sujetas políticas, plenamente soberanas, sino que también otras identidades disidentes, el movimiento LGTB, también considerar los derechos de  niños y niñas. Queremos participar en un proyecto donde no exista la discriminación, empezar a practicar ese horizonte que compartimos las sensibilidades de izquierda, donde la revolución no es solo cosa de hombres. Respecto al contenido, creemos el que proyecto popular, debe seguir integrando lecturas, diagnósticos. Es reconocido que la izquierda de intención revolucionaria utiliza una matriz fuertemente materialista para explicar y referirse a la caracterización del período actual del sistema. Creemos que es necesario ampliar esa lectura, integrar las discusiones del movimiento feminista y de disidencia sexual, caracterizando a la sociedad actual en su aspecto estructuralmente patriarcal y no solamente capitalista.

“Queremos participar en un proyecto donde no exista la discriminación, empezar a practicar ese horizonte que compartimos las sensibilidades de izquierda, donde la revolución no es solo cosa de hombres.”

La Alzada desarrolla un trabajo de inserción con diversas organizaciones, como sindicatos y territorios. Un trabajo significativo fue la vinculación que se estableció con SINTRACAP (Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular) pues permitió intercambiar experiencias, reconocerse como mujeres en lucha y avanzar en la emancipación de forma solidaria y conjunta ¿Cómo se desarrolla esta vinculación con las diversas organizaciones sociales y políticas?

Nuestra vinculación con otras organizaciones sociales y políticas esta mediada por la construcción que realizamos en conjunto, partiendo de la base de  la autonomía de nuestra organización y las organizaciones con las cuales nos relacionamos en diferentes ámbitos. El respeto por nuestros métodos, acciones y definiciones son importantes, así como también, el apoyo mutuo, el compañerismo y el trabajo colectivo como principio de acción. Con ese criterio distinguimos diferentes niveles de relación y alianza, porque así como comprendemos las diferencias patentes con otras organizaciones, también reconocemos los puntos de encuentro que nos permiten realizar trabajo en conjunto en diferentes niveles de relación. Entendemos que el enemigo es poderoso, y es necesario establecer relaciones y vínculos de solidaridad que nos permitan hacer frente a este sistema, y como feministas creemos que la forma en que nos vinculamos necesita ser formulada en base a la liberación de las opresiones.

 ¿Cuáles son sus proyecciones  para la lucha feminista para el periodo que inicia con el regreso de Bachelet?

El próximo gobierno nos depara múltiples desafíos como movimientos sociales. El programa de la Nueva Mayoría está revestido con un traje de progresismo, en términos de género, e incluso en otras temáticas,  pero la reformabilidad de esas cuestiones sigue siendo demasiado ambigua. Se prepara un proyecto en torno al aborto, a la violencia, al Código Laboral, a la educación, pero estas cuestiones no atañen a cambios estructurales que atiendan el problema en su núcleo, por ejemplo, el tema de la violencia no es tomado de manera estructural implicando solo medidas cautelares. En este sentido, el movimiento feminista estará atento a las reformas que se impulsarán desde la institucionalidad, teniendo presente que las lógicas de dominación no serán revertidas y que no aceptaremos migajas. Lo cual sigue estableciendo como necesidad la recomposición del tejido social, la articulación de los diversos sectores en lucha y el desafío de que esos sectores amplíen sus horizontes hacia el feminismo.

por Adela Velarde

[Artículo publicado en la edición N°22 de Solidaridad]

http://www.periodico-solidaridad.cl/2014/04/02/entrevista-a-la-alzada-el-movimiento-feminista-no-aceptara-migajas/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta