Apoyo mutuo

La Alzada, Acción Feminista Libertaria es una organización que se identifica con las mujeres pobres de clase trabajadora,  mujeres indias, negras y mestizas, lesbianas, madres y aborteras. No nos situamos desde un lugar universal que invisibiliza la opresión que viven millones de mujeres por su clase, su orientación sexual, su credo y/o raza, sino que nos plantamos desde Abya Yala, reconociendo que vivimos bajo una intrincada matriz de dominación. Combatimos el patriarcado como forma de opresión, sin embargo, comprendemos que el patriarcado, como lo entendemos hoy, es una formulación occidental que fue introducida en nuestros pueblos a punta de espada.

Hoy el Estado chileno le declara la guerra al pueblo mapuche, ejerciendo violencia sistemática contra las mujeres, niñas y niños en sus comunidades, mediante sus aparatos policiales y empresariales como las forestales, mineras, hidroeléctricas, termoeléctricas y gaseoductos. Pero no se conforma con esto, sino que calla ante el asesinato de Macarena Valdés, obliga a Lorenza a parir engrillada y a Sayén a nacer en un ambiente hostil y encarcela y acosa a una autoridad espiritual del pueblo mapuche como lo es la machi Francisca.

La machi Francisca Linconao es acusada en calidad de autora del delito de incendio con resultado de muerte de carácter terrorista por el caso Luchsinger Mackay. El 2013 su inocencia se demostró en tribunales, sin embargo, la embestida judicial contra la autoridad mapuche siguió adelante. Esta acción no sería sino un acto de venganza por haber logrado detener judicialmente el 2008/2009  la destrucción del bosque nativo y un menoko-humedal por parte de la Sociedad Palermo Limitada.
La machi encarna el newen de la comunidad mapuche, cuestionando las lógicas coloniales de conocimiento y resistencia política tradicional. Este newen impresiona a quienes ostentan el poder, y es por ello que desean aniquilarlo estableciendo todo su aparataje judicial, concentrados en la Ley Antiterrorista, para mantener detenida a la machi Francisca por más de nueve meses, a pesar de no que no existen pruebas en su contra, deteriorando evidentemente su bienestar, su salud y poniendo en riesgo su vida. Esta situación ha motivado que la machi adopte medidas extremas y desde el 23 de diciembre se encuentre en huelga de hambre liquida.

Como feministas nos hacemos partícipe de las demandas expuestas por la COORDINADORA NI UNA MENOS y exigimos:

1.- Al Intendente de la Araucanía que en su calidad de máxima autoridad regional, establezca una postura clara ante los graves atropellos a los derechos humanos que sufre el pueblo mapuche, terminando con el acecho y violencia policial en las comunidades.

Le pedimos específicamente que se acerque a la familia de la machi lo antes posible y conozca la dura realidad que están atravesando.

2.- Que el poder judicial establezca  condiciones de igualdad ante la ley permitiendo a las y los presos políticos mapuche el derecho al debido proceso, poniendo fin a la aplicación de la Ley Antiterrorista.

- Respetar el convenio 169 considerando la calidad de autoridad ancestral de la Machi Francisca y su delicado estado actual de salud, permitiéndole esperar el juicio en su hogar.

  1. - Interpelamosnuevamente a la ministra de la Mujer y Equidad de Género Claudia Pascual a pronunciarse respecto a casos tan terribles que han acontecido últimamente a mujeres mapuche como son el de Macarena Valdez, Lorenza Cayuan y Francisca Linconao.

Expresamos nuestra solidaridad con todas la familias mapuche que atraviesan tan duras situaciones, como  la familia de Brandon Hernández Huentecol. Pedimos justicia en su caso y  que el carabinero culpable sea juzgado con el máximo rigor.

 

Finalmente queremos decir que somos un pueblo que ha resistido por siglos la invasión y seguimos más vivos que nunca, dispuestos a mantenernos por muchos siglos más.

                                             

 

“Ni una Menos” es un espacio de coordinación que lucha en contra de todas las violencias patriarcales. Somos anticapitalistas,  antirracistas, auto organizadas, autogestionadas, autónomas e independientes de los partidos del régimen. Este es un espacio abierto donde participamos mujeres, lesbianas, trans y otras cuerpas disidentes, mapuche, estudiantes, trabajadoras, pobladoras, trabajadoras sexuales y migrantes de distintas edades, principalmente feministas organizadas y sueltas que desde diversas posturas, experiencias organizativas y formas de hacer feminismo marchamos con rabia y organizadas.
El 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Hoy y todos los días repudiamos y denunciamos:
Los 50 feminicidios que van a la fecha, compañeras: niñas, jóvenes, adultas, lesbianas y trans hemos sido asesinadas históricamente por el machismo y el patriarcado. Esta es la expresión más brutal de la violencia sistemática que vivimos. Violencia normalizada y avalada por este Estado que es cómplice y con su corrupta justicia deja a violentadores y feminicidas en la impunidad, ignorando nuestras denuncias y catalogando la violencia a las mujeres solo en función del matrimonio y convivencia.
La violencia sobre nuestras cuerpas, ésta se ve todos los días en las violaciones y abusos sexuales cometidos principalmente por hombres conocidos y familiares directos. Se expresa en el acoso sexual, en las calles, la casa, el trabajo, la escuela, los institutos y universidades. Así como la violencia política del estado en la dictadura cívico-militar, violencia político-sexual que seguimos viviendo quienes nos movilizamos por nuestros derechos y por transformar nuestra realidad como estudiantes, trabajadoras, pobladoras, mujeres mapuche, lesbianas, trans, activistas, siendo golpeadas y abusadas sexualmente por la fuerzas especiales cuando nos reprimen. Repudiamos y denunciamos: la violencia estatal y racista en contra de la Machi Francisca Linconao Huircapán, la violencia estatal, racial y obstétrica hacia Lorenza Cayuhan quien parió engrillada en Concepción.
La violencia estatal, religiosa y cotidiana cuando se nos prohíbe decidir sobre nuestras cuerpas. La violencia gineco-obstétrica y la prohibición de nuestros derechos sexuales y derechos reproductivos. Por una educación sexual sin la moral de las iglesias, acceso a anticonceptivos y la libertad de decisión de ser madres o no. Porque las mujeres históricamente hemos abortado y en condiciones precarias, no basta con tres causales, ¡Nosotras decidimos! ¡Aborto libre AHORA!
El acoso laboral y la violencia en general en el trabajo, ya que las mujeres somos las más precarizadas de la sociedad, tenemos los puestos peor pagados o recibimos un sueldo menor al de un hombre por el mismo trabajo y somos quienes estamos, en su mayoría, bajo el yugo del subcontrato, por eso decimos ¡Igual pega, igual paga!. Así también, cargamos con el trabajo doméstico, donde las mujeres hemos sido invisibilizadas en el cuidado de niños y niñas, personas mayores, otras y otros familiares, como también en la realización de las tareas del hogar incluso después de jubiladas, sin recibir ninguna remuneración. Y en estas condiciones se quiere aplazar nuestra edad de jubilación para que sigamos siendo funcionales a este sistema.
Declaramos que el Estado capitalista genera y es cómplice de toda esta violencia, reproduciéndola en la educación durante la escuela y la educación superior; dividiendo el trabajo masculino del femenino; haciendo oídos sordos ante nuestras denuncias. Ni la derecha ni el actual Gobierno de la Nueva Mayoría y con Bachelet a la cabeza, han cambiado esta realidad y no ha sido mucho lo que han hecho por nosotras, las mujeres más oprimidas. Por esto, nos parece una burla la proyección del #NiUnaMenos en el frontis de La Moneda para la última marcha contra los feminicidios, consigna que el movimiento de mujeres y feminista organizándonos en respuesta a toda la violencia machista, ha puesto al centro.
La lucha de las mujeres no es solo de este año, ha sido histórica del movimiento de mujeres y feministas, y motor de los cambios sociales y revoluciones en todo el mundo. Por eso invitamos a TODAS a auto-organizarse desde sus territorios, lugares de trabajo y estudios.
¡Contra la violencia del sistema, nosotras nos auto organizamos!
¡Contra la violencia del sistema, todas marchamos sin los partidos del Estado!
¡Contra las violencias del sistema, “No a la extensión de la edad de jubilación para las mujeres”!
¡Contra las violencias del sistema, “NO Más AFP”!
¡LIBERTAD YA para la Machi Francisca Linconao Huircapán!
¡Todas las niñas y mujeres exigimos una vida libre de violencia!
¡BASTA de Feminicidios! ¡Basta de Lesbo y Transfobia!
¡Coordinadora Ni una Menos, contra todas las violencias del patriarcado!
¡Porque Vivas nos queremos, Ni una menos!
Santiago, noviembre de 2016.

El pasado domingo compartimos con las compañeras del Sindicato Nacional Interempresas de Trabajadoras Inmigrantes de Casa Particular (Sinaincap) un encuentro lleno de alegría, satisfacción y s2camaradería, que festejaba la culminación de un primer ciclo de trabajo con nuestra organización que habíamos iniciado en marzo de 2015. También asistieron las compañeras de la Coordinadora de Trabajadoras de Casa Particular de Chile que dieron su apoyo y vecinas del barrio de la sede sindical en Independencia, entre quienes compartimos una rica convivencia y disfrutamos del rap consciente de Portavoz y del folclore latinoamericano de Chascones Rotos que solidarizaron con esta actividad.

Tenemos que seguir vinculadas, para luchar por un mundo libre de opresión, un mundo sin abusos” nos señala Ana, secretaria del Sinaincap. Asimismo, una compañera nuestra expresó en sus palabras que en un principio las trabajadoras tal vez no contaban con la más alta formación en política sindical o en derechos laborales, pero sí tenían claro que no merecían ser discriminadas, ni pasadas a llevar, sabían también que por ser mujeres e inmigrantes esa discriminación era aún más fuerte, y que el único camino para terminar con los abusos era la organización.sinaicap1

Fueron la rabia y la tristeza que acompañaron muchas de las historias narradas por las trabajadoras durante este proceso las que dieron lugar a mayores grados de politización y a la adquisición de mejores herramientas para la lucha contra el modelo económico que las explota, el sistema político que las excluye y el patriarcado que las invisibiliza. Como también fueron la solidaridad de clase, la alegría y las ganas por vivir dignamente las que aún mantienen al Sinaincap en pie de lucha.

s3s4

En las últimas dos décadas las mujeres de América Latina hemos vivido cambios sustanciales en nuestra vida. Estos cambios han sido ocasionados por la aplicación de las políticas de ajuste estructural, y corresponden a la denominada “feminización de la pobreza”, que no es otra cosa que el resultado de la incorporación de la mujer a empleos precarios y  subempleos de diverso tipo para complementar la baja de los ingresos, como la intensificación del esfuerzo de las mujeres para llenar los vacíos que trae consigo la reducción del gasto social, que ha aumentando significativamente nuestra carga de trabajo. La  feminización de la pobreza no es un fenómeno sólo de nuestro país, sino que es parte de la llamada “feminización de la mano de obra transnacional” que corresponde a la generación de un mercado trasnacional de mano de obra compuesto por redes de mujeres que desempeñan servicios de trabajos domésticos, cuidados personales, venta callejera, personal de bares o restaurantes, trabajo sexual, etc.

El aumento de mujeres jefas de hogar ha llevado a muchas de estas mujeres a ver en la migración la manera de mejorar su propia situación, pero también la situación de sus hijos e hijas, e incluso en algunos casos es la única manera de sobrevivir. A pesar del rol protagónico de las mujeres para paliar la crisis al interior de la familia, la división sexual del trabajo se mantiene casi intacta. De esta manera, y a pesar de su invisibilización, el trabajo no remunerado de la mujer en el hogar adquiere así una importancia estratégica. Estratégica para las mujeres porque de esa actividad dependen sus estrategias de sobrevivencia cotidiana, estratégica para el movimiento popular que necesita reconocer la importancias de estas tareas, para no reducirlas al espacio privado  y estratégica a nivel político porque ayuda a ocultar el impacto de la crisis y de las políticas de ajuste en los diferentes países.

La importancia de esta economía del cuidado no se reduce tan sólo en los ámbitos de la familia, la comunidad y la nación; también influye en la reconfiguración de las relaciones económicas y laborales que tienen al mundo como escenario. Y es que el fenómeno de la migración,  ha producido que el cuidado se articule en un conjunto complejo de cadenas globales, que se estructuran alrededor de la oferta a bajo costo de mano de obra que se  ocupan del cuidado de los hijos de otras personas o de algún anciano o enfermo. Esta decisión repercute en el contexto familiar de la mujer migrante, cuya ausencia plantea un nuevo problema: quién se ocupa del cuidado de sus propios hijos. Además, las mujeres que abandonan su país terminan enfrentando una realidad distinta a la esperada pues lo recaudado no les permite concretar su autodeterminación en la medida en que las políticas de retorno y de control de la migración se endurecen cada vez más. Y esto hace que su inserción en el ámbito del trabajo y de los servicios sea por lo general precaria, con empleos de baja calidad, mal remunerados, con jornadas extenuantes y con mínimo acceso a servicios sociales básicos.

La crisis sociales, políticas y económicas, nos afectan a todos pero especialmente a las mujeres pobres, indígenas, indocumentadas, sin escolarización, etc.  Estas mujeres se encuentran en un situación de vulnerabilidad que es aprovechada por el sistema capitalista  para reducir costos y maximizar ganancias. Un lamentable ejemplo, es la  relación existente entre migración y VIH/SIDA, no porque las personas estén más o menos expuestas en un país u otro, sino por los contextos e interacciones sociales en los cuales se da la migración. En este sentido, las mujeres migrantes son vulnerables al VIH/SIDA por ser migrantes, por su carácter de indocumentadas, y además por ser mujeres.

La explotación debe examinarse en relación con el tema de la vulnerabilidad, que por un lado muestra la pervivencia de prácticas discriminatorias en razón de género que expresan el ejercicio de violencia, descalificación y acoso hacia las trabajadoras, y considerando a la vez cómo la inexistencia de un sistema efectivo de seguridad social contribuye a enraizarla.

No queremos victimizarnos, no queremos mártires sólo el reconocimiento de la realidad de la migración y un llamado a la solidaridad entre mujeres, en y para el pueblo.

Hoy queremos hacer un llamado a la lucha y la solidaridad, a la despatriarcalización como una tarea urgente en que tanto hombres como mujeres debemos asumir, y ésta no será posible sin una práctica concreta que sea feminista, libertaria y descolonizadora. Buscamos la libertad sin las cadenas del Patriarcado, de ningún Estado, ni Religión

migrante3

Melike Yasar es vocera del Movimiento de Mujeres por la Liberación de Kurdistán,  una de las organizaciones más importantes de la resistencia kurda frente a la asimilación cultural propiciada por los distintos estados de la zona. El Movimiento de Mujeres lucha por la hermandad de los pueblos de Kurdistán y Medio Oriente, contra las aspiraciones imperialistas de las potencias occidentales,  y por la liberación de las mujeres. Las militantes kurdas desarrollaron un sistema que es una alternativa al capitalismo: el Confederalismo Democrático.

Melike viajó más de 13 mil kilómetros para poder participar del 30º Encuentro Nacional de Mujeres en Argentina: “Latinoamérica es referencia por la historia revolucionaria que tienen sus mujeres”, afirmó la militante kurda en una de las múltiples actividades en Argentina. El principal objetivo de su viaje es construir una relación entre las mujeres kurdas y latinoamericanas, ya que considera que “si bien hay diferencias culturales, la violencia contra las mujeres y la situación de las mujeres es la misma en todo el mundo, solo cambian los métodos del patriarcado”.

IMG-20151118-WA0000

Distintas organizaciones organizadas en el Comité Provisorio de Solidaridad con Rojava 2015 y el Comité Chileno-Mapuche de Solidaridad con Kurdistán lograron contactar a Melike y gestionar una breve y agitada visita a nuestro país. Entre las diversas actividades en que participó, tanto en Santiago como Valparaíso, la compañera se dio el tiempo de compartir una jornada de reflexión privada junto a los y las compañeras de La Alzada, Acción Feminista Libertaria para conversar sobre la organización feminista y la lucha contra el patriarcado y la importancia de la lucha de las mujeres en la revolución kurda.

No obstante, la lucha contra el patriarcado no es unidireccional, sino una lucha por la liberación y sobre todo  autoliberación. Melike es clara: “El Confederalismo Democrático es muy peligroso para los Estados imperialistas”, pues es una alternativa que se erige sobre la autonomía democrática y sobre organismos asamblearios de decisión del pueblo, que tienen como pilares básicos la democracia participativa, la ecología y la liberación de la mujer.

La opción por el Confederalismo Democrático es la construcción de una vida en común, una opción por la vida y como tal es fundamental resguardarla. La autodefensa es un derecho para defender lo conquistado. Melike cuenta que a partir de este proceso revolucionario, “las mujeres están teniendo un proceso de reorganización muy fuerte y llevan adelante la reconstrucción de la vida de sus pueblos y comunidades“, ya que “alrededor de la mujer se organiza la vida comunitaria y comunal”.

Para el Confederalismo democrático es insostenible  pensar una revolución que se sostenga en la dominación masculina, como señala Abdullah Öcalan  en la Revolución de las mujeres: “Es imposible liberar la vida sin una revolución radical de la mujer que cambie la mentalidad del hombre y su vida. Si no somos capaces de hacer las paces entre el hombre y la vida, y la vida y la mujer, la felicidad es una esperanza vana. La revolución de género no se refiere tan solo a las mujeres”. La consideración de una vida distinta, una vida digna no nace de especulaciones filosóficas o de ensoñaciones utópicas, sino de la observación material de la vida la humanidad antes de la dominación: “Las identidades de género masculino y femenino que conocemos a día de hoy, son construcciones sociales que se formaron mucho después del hombre y mujer biológicos. La mujer ha sido explotada durante miles de años acorde a esa identidad construida, sin reconocimiento de su trabajo. El hombre debe superar la consideración de mujer como esposa, hermana o amante: estereotipos formales.”

La construcción de esta nueva alternativa no excluye en ningún caso la construcción de un nuevo conocimiento al servicio del pueblo. El Movimiento de Mujeres Libres del Kurdistán levanta la Jineology como un paso importante en el curso de su lucha intelectual, ideológico-política de la autodefensa y de la movilización, que lleva unos 30 años de existencia. Jineology se describe como la “creación del paradigma de la mujer” a través de la lucha por la liberación de las mujeres kurdas.

Bajo el lema “La liberación de la mujer es la liberación de la sociedad”, el movimiento de mujeres se centró en la labor ideológica, filosófica e intelectual. En el marco de la unidad entre teoría y práctica, salió hacia una transformación del pensamiento de las mujeres y la sociedad, así como hacia una mayor conciencia. El término Jineology significa “ciencia de las mujeres”, “Jin” en kurdo significa “mujer”. Logy se deriva del término griego “logos” para el conocimiento. “Jin” a su vez proviene del término kurdo “Jiyan”, que significa “vida”. En el grupo de la lengua indoeuropea y en el Medio Oriente las palabras Jin, Zin o Zen, que significa “mujer”, a menudo son sinónimas de vida y vitalidad.

Precisamente esta fuerza y vitalidad de las mujeres ha sido uno de los rasgos más destacados de la participación de las guerrilleras kurdas, no obstante, para Melike el arma más importante de las mujeres en la lucha kurda es la crítica y la autocrítica. La guerra no es solo contra el Estado Islámico y el Imperialismo, sino también hacia adentro, cada día debemos establecer una guerra interna y a través del estudio y la formación transitar las discusiones y el desarrollo de la militancia en un plano individual.

Melike señala que la militantes kurdas están todo el tiempo en vinculación con las mujeres de su pueblo, pero a  la vez abiertas a conocer distintas experiencias de todo el mundo, especialmente las experiencias llevadas a cabo por los feminismos autónomos en nuestra región, así como la experiencia de nuestro país en cuanto a la luchas por los derechos sexuales, reproductivos y no reproductivos, especialmente la lucha por el Derecho al Aborto Libre, Gratuito y Seguro.

IMG-20151120-WA0001 Como organización no podemos sino estar profundamente agradecidas de compartir con una compañera como Melike, no sólo porque su proyecto y experiencia robustecen nuestra convicción en el feminismo y su importancia para las luchas populares, sino también porque en Melike encontramos un ejemplo de fortaleza, sororidad y compromiso militante.

¡Cuando la mujer se alza, el pueblo avanza!

¡Cuando la mujer avanza, ningún hombre retrocede!

No deja de asombrarnos el hecho del silencio como un arma insoslayable. El silencio perpetuado por años, dejando generaciones y nuevas generaciones, llenas de incertidumbres, dudas y por consiguiente un daño irreparable en entramado social del país.

El caso de Carmen Quintana y Rodrigo Rojas, de 18 y 19 años respectivamente, nos hace pensar en el Chile que hemos construido. Ante estos hechos, y con toda la libertad de prensa, el secretario general de la UDI, Guillermo Ramírez, se refirió a dicho caso como “se cuenta una parte horrorosa de la historia, pero no el contexto”, minimizando los hechos ocurridos, silenciando una vez más las voces que solo piden justicia. No sólo eso, sino que Guillermo hace énfasis en que hay que tener presente en términos cuantitativos, que lo que pasó en Chile no es equivalente al régimen nazi.

En cualquier otro país, estos dichos serían censurados y (por lo bajo) sancionados. En cualquier otro país, menos en Chile. Este Chile, donde el SILENCIO es el arma más usada del patriarcado. Este silencio, donde es más fuerte la voz de los victimarios, donde existe un pacto histórico de las fuerzas armadas, donde se justifican los hechos de sangre, por el “contexto”.

Hoy supimos que mientras el teniente CASTAÑER quemaba a lo bonzo a Carmen y a Rodrigo, con la clara intención de matarlos, FERNÁNDEZ señalaba (hipócritamente) que no los mataran porque era “católico”. Esa hipocresía barata, sacada de la tabla de los 10 mandamientos, de una moral de clase alta, alias “pro-vida”, de movilizaciones con ollas del brazo de su empleada (quién si ocupa esa olla y no necesita salir a la calle para demostrarlo).

Recordamos a Carmen y Rodrigo – este último asesinado en Dictadura- a Diego y Exequiel (muertos en 14/05/2015) y a todos los que han matado (y que no han podido matar, como Rodrigo Avilés) por marchar por sus derechos. Seguiremos marchando, nos tomaremos las calles, seguiremos haciendo barricadas, porque el pacto de SILENCIO no nos para, el patriarcado no nos para. Si unx cae, miles nos levantamos.